Taller de desarrollo de obra | Escribir un Mundo
Curso

Taller de desarrollo de obra

Un espacio de trabajo para llevar adelante proyectos de escritura

En el Taller de desarrollo de obra cada participante tiene la posibilidad de profundizar en el uso de las herramientas técnicas y desarrollar sus propios materiales.

Trabajamos con materiales en proceso, primeras escenas, imágenes iniciales o textos desde cero. Abrimos una etapa de escritura y corrección desde los primeros borradores hasta la realización de la obra.

Escribir y corregir una obra de teatro es una tarea hermosa pero también ardua. Quien no habla del trabajo y la insistencia que requiere la construcción de un texto, deja de lado una zona muy importante.

La mayoría de las veces, escribir es una tarea solitaria y nos enfrenta a la intimidad mediante las preguntas, las dudas personales y las prácticas que se presentan.

El proceso creativo tiene sus vaivenes y sus escollos, y atravesarlo en soledad no es una tarea fácil.

Hay días en que todo se ve sólido y con gran claridad, todo fluye y encaja mágicamente. Vemos a los personajes y sabemos por dónde nos movemos.

Sin embargo, en otros surge el bloqueo, perdemos el hilo y la sensación es que nunca lo volveremos a encontrar.

Nuestro espacio de encuentro en el taller es una forma de salir de la soledad creativa, compartir las preguntas y multiplicar las ideas.

Cuando comenzamos a trabajar en los borradores abrimos una etapa de escritura y corrección. Corregir una obra de teatro es el mecanismo que utilizamos para observar y construir.

No importa cuán genial parezcan las primeras ideas, cuán atractiva resulte la historia que imagino, es necesario entrar en un proceso que las ponga en movimiento y cobren forma a través de la acción.

Los materiales dramáticos narran a partir de acontecimientos, si no puedo descifrar la escritura de una escena a través de los personajes, sus diálogos y relaciones, tendré dificultades.

El espacio del taller es un sitio donde aprendemos sobre las herramientas técnicas que permiten trabajar las imágenes, descubrir conflictos y desarrollar personajes, pero también es un acompañamiento para el proceso creativo de cada participante.

En medio de ese camino de trabajo creativo es un regalo tener un grupo que pueda dar consejos, notas o una palmada en la espalda cuando más se necesita.

Con el correr de las clases el grupo se une y crea su propia red de apoyo durante las semanas y los meses.

Compartir nuestras ideas, aún cuando no sabemos qué forma van a tomar, abrir textos a mitad de camino y tener oídos y ojos que acompañan el desarrollo de las obras es para mí una de las partes más divertidas y apasionantes del trabajo.

Eso sí, tenemos una regla de oro: el taller es un espacio para experimentar y equivocarse mucho, todxs estamos allí para eso. Porque esa es la única forma de aprender.

Cómo trabajamos

Generamos un sitio de encuentro donde compartimos el proceso de construcción, un espacio de confianza que impulsa y multiplica la creatividad en el intercambio.

Nuestra reunión quincenal es una forma de salir de la soledad creativa, compartir las preguntas y afianzar el trabajo desde la teoría.

En medio del proceso de escritura de una obra es un regalo tener un grupo que pueda dar consejos, notas o una palmada en la espalda cuando más se necesita.

Aprendemos a trabajar sobre las imágenes, descubrir conflictos y desarrollar personajes. No importa cuán genial parezcan las primeras ideas, cuán atractiva resulte la historia al imaginarla, es necesario entrar en un proceso que la ponga en movimiento y cobre forma a través de la acción.

Por las características del taller de desarrollo de obra, es posible sumarse en distintos momentos del año para trabajar obras en proceso.